La terapia familiar significa entender, que los problemas de la persona no se generan en un vacío de relaciones, se generan en el seno de una familia, cuyas relaciones pueden ser la causa de dichos problemas, o bien pueden incidir positiva o negativamente en los mismos, y que pueden servir al terapeuta para reconducir la situación, dotando de nuevo a la familia de la capacidad de resolución de sus conflictos. Hay que recordar y tener bien presente que somos seres sociales, por lo que no podemos tratar los problemas aislando al individuo del resto de su realidad.

La terapia familiar puede ayudar a mejorar las relaciones problemáticas con su cónyuge, hijos u otros miembros de la familia. Usted puede tratar temas específicos tales como problemas maritales o financieros, los conflictos entre padres e hijos, o los efectos de abuso de sustancias o una enfermedad mental en la familia entera.

Durante la terapia familiar, se le examina la capacidad de su familia para resolver problemas y expresar pensamientos y emociones. Usted puede explorar los roles familiares, las normas y pautas de comportamiento con el fin de identificar los problemas que contribuyen al conflicto -, así como la manera de trabajar a través de estos temas. La terapia familiar puede ayudar a identificar las fortalezas de su familia, tales como el cuidado de los unos a los otros, y los puntos débiles, tales como dificultad para confiar en los otros.

Los problemas que se pueden abordar en la terapia familiar son múltiples, tales como: ansiedad, depresión, adicciones, trastornos alimenticios, problemas de pareja, dificultades con los hijos (crianza, escolaridad, conducta, emocionales, etc.), cambios inesperados (duelo, enfermedades, etc.), cambios en el ciclo vital de la familia (nacimiento, adolescencia, etc.) reestructuración familiar (adopción, casamiento de alguno de los padres, divorcio), entre otros. Este tipo de terapia nos permite dar una mirada integral al problema y validar los diferentes puntos de vista de los involucrados, en un ambiente que les genere seguridad y contención, con la esperanza de que existe una solución.