A veces los problemas relacionados con el embarazo pueden confundirse con los síntomas de enfermedad mental. Por ejemplo, el sueño interrumpido y una falta de energía son ambos comunes durante el embarazo y la depresión.

Algunas personas encuentran más difícil que otras el hacer frente a los cambios e incertidumbres que conlleva el embarazo. Para algunas mujeres puede resultar un momento en sus vidas muy feliz y emocionante. Otras, en cambio, pueden tener sentimientos encontrados o negativos ante el hecho de estar embarazadas.

Muchas mujeres se preocupan por cómo hacer frente al hecho de tener un bebé. Las preocupaciones sobre las siguientes cosas son frecuentes durante el embarazo:

  • los cambios sobre su papel en el futuro (convertirse en madre, el dejar de trabajar)
  • los cambios en las relaciones con las personas
  • las preguntas que una se hace sobre si va a ser una buena madre
  • el temor que pudiera haber problemas con el embarazo o con el bebé
  • el temor de dar a luz
  • la falta de apoyo o el miedo a encontrarse sola.

 

Por lo mismo es necesario el apoyo emocional para:

  1. Reducir la depresión materna
  2. Favorecer la calidad del vínculo madre-Infante

Ser madre es uno de los eventos más maravillosos para cualquier mujer. Sin embargo, aunque tener un bebé es algo muy gratificante para cualquier mamá también ocasiona mucho estrés durante los primeros días o meses. También contribuye el hecho de los cambios hormonales que sufre la mujer durante el embarazo. Estos dejan huellas que causan sentimientos de tristeza, ansiedad, temor y depresión después del parto. En muchas mujeres estos síntomas desaparecen pronto. El problema es cuando estos sentimientos continúan por tiempo prolongado y empeoran afectando el vínculo materno-infantil.

El vínculo entre madre, padre e hijo es la fuente de donde manan después todos los vínculos que habrá de entablar el niño y constituye la relación formadora en cuyo transcurso el niño adquiere noción de sí mismo. La fuerza y carácter de este vínculo, que al comienzo es con la madre y luego se agrega el padre, influye sobre la calidad de todos los futuros vínculos que se establezcan con otras personas. Al ser las primeras personas con las que se encuentra el ser humano cuando nace, esta relación queda plasmada o “inscripta” en el bebé como “modelo” para contactarse con las otras personas u objetos del medio ambiente.