El abordaje de los problemas emocionales y de conducta en tu propio domicilio conlleva el desarrollo de estos mismos, en un entorno cómodo y seguro para ti, por lo que te sentirás más relajado y menos cohibido. Haciendo posible conocer las peculiaridades de tu entorno natural, permitiendo que las alteraciones puedan evaluarse y abordarse de forma más ajustada a las necesidades y circunstancias que te están incomodando.
La posibilidad de realizar el trabajo terapéutico en el domicilio ayuda a que los niños, adolescentes, adultos y familias resuelvan sus conflictos en menor tiempo, dado que el psicólogo puede atender situaciones espontáneas en situaciones reales como disputas, captando la rutina emocional, el estado de las relaciones puras.

  • Los niños responden mejor a este tipo de tratamientos ya que el establecimiento de pautas comportamentales resulta mucho más sencillo de ser instaurado durante el desarrollo cotidiano del día a día.
  • Los adolescentes con perfil inconformista y comportamientos agresivos o desobedientes, los terapeutas son capaces de trabajar también con su entorno, concretamente con sus padres, quienes suelen tener estrecha relación con las pautas de actuación del adolescente.
  • Para los adultos, es muy efectivo el tratamiento en casos de ansiedades, depresiones o patologías crónicas y resulta fundamental cuando existen problemas de fobias sociales
  • Para las familias es más efectivo dado que se reconocen con mayor efectividad las dinámicas que están perjudicando las relaciones entre los diferentes miembros del núcleo familiar.