2

El control prenatal determina un parto seguro y la salud del recién nacido. Revisa qué factores pueden afectar la gestación.

¿Planeas salir embarazada o ya lo estás? Sea una u otra la situación, hay algo importante que nunca deberíamos olvidar: la salud materna determina también la salud futura del niño por nacer. Si lo habías pasado por alto o no tenías certeza del impacto que tus decisiones tendrán en la vida de tu bebé, revisa estas siete claves, asiste a tu control prenatal y disfruta a plenitud de la gestación.

1. Preclampsia:
Se presenta cuando una mujer embarazada tiene hipertensión arterial. Es diagnosticada por evaluación clínica o con pruebas de laboratorio, y puede ser leve o severa. Esta última es frecuente en adolescentes y mujeres mayores en estado de gestación. Para descartarla se recomienda un tamizaje con ecografía de alta especialización entre las semanas 11 y 24 de gestación, como se hace en el Instituto Nacional Materno Perinatal. La preclampsia severa es una de las principales causas de muerte materna en el país. También produce insuficiencia renal y hepática, hemorragia cerebral, retinopatía.

2. VIH
Antes de salir embarazada o, si ya lo estás, pasa la prueba del VIH lo antes posible. Anima a tu pareja para que también se la haga. Si el resultado es positivo, el médico podrá orientarte sobre todas las posibilidades disponibles para mantenerte en buen estado y evitar la transmisión del virus al bebé durante el parto (transmisión vertical).

3. Diabetes:
Si eres diabética, sigue el consejo médico para mantener la enfermedad bajo control y evitar complicaciones para ti y tu bebé. También es recomendable descartar la diabetes del embarazo, que sin diagnóstico produce partos prematuros, el nacimiento de bebes de más de 4 kilos de peso, aborto o muerte súbita del recién nacido.

4. Vacunas:
La vacuna antitetánica se aplica a las 24 semanas de gestación para prevenir el tétanos neonatal. Esta es la única vacuna aplicable en estado de gravidez. Si sales embarazada luego de iniciar el esquema de vacunación contra la Hepatitis B, suspéndelo y retómalo después del parto. Lo que sí se recomienda es la vacunación del recién nacido contra la Hepatitis B.

5. RH Negativo:
Si tienes un grupo sanguíneo con factor RH negativo y sales embarazada por primera vez, debes recibir una inyección de inmunoglobulina anti-D a las 28 y 34 semanas de gestación. La vacuna detiene la formación de anticuerpos RhD. Sin este tratamiento, los anticuerpos que produce la madre permanecen en el organismo y ante un segundo embarazo pueden producir anemia en el recién nacido y, en casos severos, muerte fetal.

6. Ácido fólico:
El ácido fólico es un tipo de vitamina B que ayuda a prevenir graves defectos congénitos en el tubo neural. Es la causa de hidrocefalia, anencefalia, espina bífida, encefalocele, entre otras malformaciones. Para prevenir estas complicaciones, el médico te indicará una dosis diaria de 400 microgramos de ácido fólico antes de quedar embarazada y durante el embarazo. La dosis se triplica si ya has tenido un bebé con esos problemas.

7. La ganancia de peso:
Acude puntualmente a tu control prenatal. Es muy importante cuidar la ganancia de peso durante el embarazo. El médico te indicará cuántos kilos podrás subir de acuerdo a tu índice de masa corporal (IMC). Si tienes un IMC de 25 o más (sobrepeso) solo puedes ganar 6 kilos. El incremento exagerado de peso aumenta el riesgo de preclampsia, diabetes, hemorragia, lesiones en el canal del parto y hacenecesarias las cesáreas.

Fuente: elcomercio.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *